14/11/17

en el marco del dulce y suave aroma del Füllsen

En el marco del dulce y suave aroma del Füllsen

Volviendo del Encuentro de Raíces Alemanas de Tandil, en el septiembre de este año, imaginamos  si dos personas, nacidas hace tiempo en el Pueblo San José de Coronel Suárez (Pcia. de Bs.As.), en el mismo año y con dos cuadras de diferencia, expresaran su agradecimiento a su colonia haciendo una presentación de nuestros saberes sobre los Alemanes del Volga.
Jorge Bohn y yo, Horacio Agustin Walter, él abogado, yo profesor de historia, nos propusimos hacer un proyecto de jornada histórica cultural en San José, en el ámbito de la Füllsenfest.
Nos pusimos de acuerdo y planteamos el tema a las autoridades de San José y obtuvimos un SI rotundo con lo que comenzamos a planificar nuestros viajes  (Jorge de Córdoba a Buenos Aires y La Plata) y los dos juntos hacia San José. Y asi fue. Y en el entretanto se nos mezclaron unos amigos a quienes queremos mucho, y los hicimos partícipes de la movida: Susana Knoop, Guillermo Zambrino y su hijo Federico con esa tierna y especial forma de presentar su libro..

Y llegó el día 10 de noviembre, viernes antes de la Füllsenfest. En la Asociación Germano Argentina en el Pueblo San José.


Arrancó Jorge Bohn con una voz entrecortada por la emoción de encontrarse en su pueblo natal, de haber encontrado la casa de los abuelos y parecía que el tema de la charla iba a estar ausente. Por el contrario, el compromiso con sus estudios y con las fotos de Rusia que había de presentar fueron hilvanando la charla disponiendo las respuestas para el cómo y qué son los alemanes del Volga, de dónde han surgido y cómo llegaron hasta nuestras tierras. Algunas fotos necesitaban una explicación, otras motivaron simplemente a la emoción y a los sentimientos y así a lo largo de toda su charla aparecieron mezcladas las fotografías de la historia, los recuerdos de la vida y los sentimientos del presente que contagiaron sin la menor duda a la cincuentena de presentes que se habían acercado.



Guillermo Zambrino sacó de entre sus dedos unos acordes y fue presentando el libro que su esposa Susana y él denominaron “Del Río Senguel Al Tandil”. Luego Federico con su voz seca y con un castellano difícil de hacer para un alemán comenzó a replicar porqué luego de una vida de sacrificio, de privaciones y de trabajo, con mejoras en lugares y tiempos difíciles le exigían los papeles de la tierra.”¿Y la palabra?”  esta frase retumbó a lo largo de toda la representación mientras Susana desgranaba la historia de amor de sus abuelos, de sacrificio y de trabajo. La música sintetizaba los momentos de la historia y el coro de padre e hijo llenaron nuestros corazones.



A mi me tocó el turno de hablar sobre la “Identidad volguense, una construcción constante”  apoyado con algunas gráficas e imágenes fuimos recordando que la identidad no es un deseo personal o colectivo sino que es la afirmación del grupo circundante que acepta nuestra identidad y lo hace porque los valores que los ofrecemos son genuinos, aceptables y honorables. Y que hacemos el esfuerzo de no perderlos porque eso también debilitaría a nuestra propia comunidad. Sólo en la medida en que “mirando hacia delante con la esperanza y hacia atrás con los recuerdos” podremos avanzar en la construcción de la identidad volguense. Que se realiza con las Asociaciones que trabajan en pos de estos objetivos, realizando encuentros, congresos y jornadas: con la pujante literatura que comienza a aparecer en los últimos veinte año, con sus historias, sus novelas, la vida cotidiana y el reclamo siempre presente de no olvidar la propia lengua. Con la importancia de los mensajes a través de la internet, la radio y los medios audiovisuales. La gastronomía hace los suyo cada si de un modo natural del mismo modo que lo hacen las fiestas y las celebraciones,
 Los museos ya resultan como el cierre al proceso de construcción de esta identidad volguense. La frutilla del postre de esta construcción la da el nuevo fenómeno del turismo que permite a propios y extraños acercarse a las aldeas y colonias para conocer su vida cotidiana, sentir el perfume del pan bueno a la madrugada cuando se encienden los hornos de barro. El nuevo turismo desea conocer la historia, la arquitectura, los caminos del trabajo, y los olores de la comida.
Gracias a esta construcción permanente la Comunidad Volguense o la Comunidad Alemana de Rusia que se encuentra en nuestro país es cada vez más conocida y visibilizada.


El aplauso final para los isertantes y para los organizadores no marcó otra cosa que el compromiso de seguir en esta senda de juntar lo cultura a lo festivo.

El Prof. Horacio Walter obsequió sus libros (Los Senderos del Wolga, Las flores del almendro y Abrojos en la Lana, así como también una enciclopedia universal de su biblioteca personal) a la Biblioteca Sankt Josep´s, lo que fue seguido  por Susana Knoop, con el libro “Del Río Senguel Al Tandil”.



El domingo se realizó la Fiesta del Filsenfest con mucha gente, con mucha alegría, con artesanos a lo largo de toda la calle principal, aquella famosa “calle ancha” de las colonias alemanas volguenses. El perfume del FÜllsen que los presentes pudieron degustar se confundía con la música de la banda municipal y distintos conjuntos que deleitaron a los presentes en una tarde asoleada. La música vibrante de los grupos de danzas, las polkas d elos acordeonistas y las voces de los conjuntos musicales permitieron despedir el día reclamando otro igual para el año siguiente


Nosotros los que tuvimos ese sueño, agradecemos a Hugo Schawb, a Diego Dome, a Juan Hippner por habernos permitido expresar nuestros conceptos y nuestros breves conocimientos como un ofrecimiento y a la vez una forma especial de agradecer que alguna vez tuvimos algo importante que ver con la colonia. Como haber nacido. Gracias.

4/9/17

VIENTO DE MARIPOSAS.


El II Encuentro Histórico Cultural de Raices Alemanas en Tandil.
Se celebró el 1º y el 2 de septiembre. Su inicio se reaizó en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Centro (Tandil) con  las palabras de bienvenida y de agradecimiento de su Presidente el Sr. Efraín Kessler. Acompañó, luego, el Sr. Intendente Dr. Miguel Angel Lunghi celebró el Encuentro poniendo énfasis en la calidad del encuentro humano de la comunidad alemana de Tandil y el encuentro de las personas con sus raíces ya que el lema y el mensaje del mismo era el Rastreo de sus raíces en sus distintas formas.

Le siguió luego un hermoso espectáculo musical organizado, creado, dirigido y realizado por la familia de Susana, Guillermo y Federico Zambrino, acompañados por Erika Vidal en actuación y varios músicos profesionales en el acompañamiento de acordeón y  guitarras. Rastreando rastros alemanes con rostro de Mujer” fue el título del espectáculo en el que la poesía, la música y la actuación permitieron recorrer las historias y perfiles de algunas mujeres  alemanas, como la Oma, la abuela de Arroyo Seco, la Sra. Duringer de Tandil y Merceditas. Todos temas con los que se homenajeó a la mujer alemana.


Me tocó el turno de dar mi disertación “Rastreando Huellas en la historia y la Genealogía de la comunidad Alemana”. Fui desgranando la idea de que la comunidad y su gente dejan huellas que hemos de encontrar, al mejor estilo del Rastreador de D F Sarmiento cuando decía “Son (las huellas) de la mulita mora, de la tropilla de Zapata. Va ensillada y pasó ayer”, poniendo el acento en el carácter único de la persona humana, como también sus historicidad en el tiempo y su carácter irrepetible.


Ideas que permitieron recorrer cada uno de los  pasos más importantes de la historia y migración  de la comunidad volguense y hablar sobre las huellas que las familias han dejado para que el trabajo de los genealogistas y para quienes desean armar su árbol familiar. Esta idea de las raíces genealógicas me permitió sugerir los pasos de la construcción y reconstrucción de la familia,  algunos consejos y  metodologías que ayuden tanto a estructurar su propio “árbol familiar” como plantearse las preguntas sobre sus raíces, su identidad y los valores familiares.
Una centena de asistentes siguieron esta charla con tanto respeto como interés, situación que no dejé de agradecer.Un saludo con el Sr. Rector de la UNICEN, el Cr. Roberto Tassara nos dio el lugar justo para agradecer su colaboración con la movida realizada por Raíces Alemanas.


El sábado siguió con una invitación a una visita guiada por la manzana fundacional de Tandil y sus edificios más importantes como el Municipio,  a cargo de la Lic. María Magdalena Conti que nos permitió conocer con profundidad la belleza arquitectónica, las ideas profundas de sus fundadores y constructores y deleitarnos con una hermosa visita.

Luego, la continuamos  con mi amigo Jorge Bohn, compañero del viaje, por la ciudad y sus alrededores, por el cerro y el lago y en una rápida pasadita por la “Piedra Movediza” .



Por la tarde me tocó introducir, con Susana Knoop el taller de cocina organizado por RAT y denominado “Rastreando sabores”, a cargo del Chef Daniel Eleno y María Luisa Weimann, en las instalaciones de la Universidad de Arte (Unicen).  Siendo que la comida es un hecho cultural, más allá de su valor nutritivo, la idea fue permitir que los presentes presencien a la preparación de dos comidas clásicas alemanas. Una bondiola en salsa de hongos mit Spetzle y un sabroso “Apfelstrudel” fueron las estrellas de la tarde. Papeles con anotaciones, fotografías y videos, se hicieron presentes en un salón colapsado por los asistentes. La degustación final de estas preparaciones marcaron el sello profesional de Daniel preanunciaron  para María Luisa un reconocimiento particular  por su excelente preparación del Strudel.

Por la noche fue el cierre del II Encuentro con la cena institucional. Un salón decorado con banderines y  la representación de un “carro alemán” en el marco de un “camino temático” en catorce banner que reproducían la historia de la migración volguense, esperaban a más 300 comensales que comenzaron a llegar con la alegría del encuentro con sus amigos, con sus raíces, con sus sabores y las expresiones más hermosas de las tradiciones de los abuelos.


Dos platos típicos fueron el menú de la cena: una ensalada rusa con jamón crudo y Kalra, y luego el clásico plato de Salchicha Alemana y una bondiola caramelizada, acompañada de una guarnición de puré de papas, de puré de manzanas y de Sauer Kraut (Chucrut).  Esa hermosa combinación de salado, dulce y agrio que tanto gusta a la tradición germana.

 La satisfacción de los comensales se vió sorprendida por la llegada del Ballet de la Buena vida, dirigido por el Sr. Mauricio Brown, de la ciudad de Azul, que deleitó a los presentes con la belleza, los vestuarios y el frenético ritmo de sus danzas germanas como las polkas y variaciones de danzas ucranianas al mejor estilo de los cosacos.


Durante la cena se realizaron distintas alocuciones agradeciendo a los presentes, a los colaborares, entregando los diplomas a quienes tuvieron una actividad especial, hasta la que la rifa de regalos y souvenir marcó el momento de la espera y el gusto por ganarse algún premio.


El cierre fue dado por el corte de la torta y el brindis, apostando a seguir “encontrando” nuevos adherentes al RAT, a seguir celebrando las distintas fiestas que vinculan a la tradición alemana, a participar de la vida ciudadana como comunidad aportante de ideas, tradiciones y el estilo particular de una comunidad comprometida .
Me tocó  decir un par de palabras e hice alusión a su logo institucional: “Nada hay tan hermoso, tan sutil y tan bello como el aleteo de la mariposa. Nada hay tan fuerte como cuando muchas mariposas con su aleteo producen el viento que empuja hacia adelante”. Justamente el logo de RAT es esa mariposa”.
Mi saludo y agradecimiento a todas esas personas con que en estos dos años fueron transformándose en verdaderos amigos y que hoy son el “viento de mariposas” de Raíces Alemanas.
Hasta el próximo encuentro, el tercero. Mi mejor cariño para todos.















5/8/17

Este viernes en la Cátedra Libre.. Tendiendo Puentes


“Tendiendo Puentes” fue el título de la charla. El Prof. Horacio A. Walter haciendo un ejercicio de la imaginación nos retrotrajo a 250 años atrás cuando los primeros colonos de la actual Alemania pisaron tierra rusa para instalarse en las orillas del Río Volga, fundando Dobrinka y mas de cien aldeas en los primeros años de su estadía. 


Juan Carlos Scheigel Huck, Secretario del Centro Argentino Cultural Wolgadeutsche y referente de la comunidad nos hizo llegar con sus palabras y sus fotografías esa profunda idea de “tender puentes” hacia la historia de nuestros ancestros y dejar legado para quienes hoy deciden también buscar sus raíces o vivir con la identidad volguense que comenzaron a construir nuestros abuelos tanto en Rusia como en las aldeas y colonias de Argentina.


La disertación fue acompañada con una profusa cantidad de fotografías, comenzando por la idea del título: los puentes. El de Saratov en varias vistas, en Moscú y otros lugares. La idea que predominó en las imágenes mostradas es siempre “el Río Volga”, con sus barrancas, sus arroyuelos, sus pequeñas playas e islotes.

Algunos paseos por Marienthal mostrando sus paisajes, su gente y sus cosas, algunas que nos hacían asombrar como esa permanencia de “lo alemán” en la vida cotidiana. 






Del otro lado del Rio, sobre la Bergseite, otras aldeas como Kamenka y por sobre todas las cosas, una que es emblemática de la colonización volguense como lo es Dobrinka, fundada en 1764, más de doscientos cincuenta años en la historia.


Ver sus lugares, sus riberas, tocar el agua y sentir las piedras y la tierra, que alguna quedó en bolsas pequeñas para mezclarlas con nuestra tierra argentina.

Una hermosa velada con descripciones, con emociones. Entre los presentes se encontrabajan viajeros a Rusia y sus colonias tanto de 2016 como de 2017. 

El intercambio de viajes y la emoción del encuentro produce justamente eso que buscaba Juan Carlos: “tender puentes”.

Como despedida el disertante recibió el Diploma de la Universidad de la Plata por la que acredita haber pasado por la Cátedra Libre y recibió de esta un recuerdo de su paso en forma de agradecimiento. Algunos de los viajeros aprovecharon el cierre de la noche para reunirse y cenar en un interesante lugar de La Plata.